domingo, 10 de enero de 2016

Carta de unas binefarenses enviando sus condolencias a Jackie Kennedy

La Biblioteca John F. Kennedy de Boston conserva una postal enviada por cuatro mujeres de Binédar hace 40 años para mostar sus condolencias a la  viuda del presidente de EE. UU.

La Biblioteca y Museo Presidencial de John F. Kennedy de Boston conserva una postal enviada por cuatro mujeres de Binédar hace 40 años para mostar sus condolencias a la viuda del presidente de EE. UU.

Esta noticia se hizo famosa a partir de su publicación en Canal Litera en el año 2013.

Reproducimos la noticia y fotografías.
Texto e imágenes de Canal Litera

La biblioteca presidencial John Fitzgerald Kennedy es un imponente edificio blanco que se alza en la orilla de la bahía de Massachussets, muy cerca de la famosa Universidad de Boston. Alberga el centro de documentación más importante del mundo sobre el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos. Allí, entre series de fotografías personales de la familia Kennedy, testimonios de los hechos históricos más importantes sucedidos durante el mandato del presidente y una colección con miles de objetos personales y obras de arte relacionadas con JFK, se encuentra una imagen sorprendente: una tarjeta postal con la imagen del altar mayor de la iglesia de San Pedro de Binéfar.



La historia de cómo esta fotografía llegó a manos de los responsables de mantener la herencia de los Kennedy arranca hace 50 años. El 29 de noviembre de 1963, con el mundo todavía en estado de "shock" por el asesinato del John F. Kennedy en Dallas, cuatro vecinas de Binéfar, Pepita Tobeña, Conchita Solano y las hermanas Pilar y María Josefa Terés, decidieron enviar sus condolencias a la viuda, Jacqueline.

"Fue un impacto terrible", relata Pepita, que apenas recuerda por qué se les ocurrió enviar la tarjeta, pero no puede olvidar la impresión que le causó la noticia de la muerte del presidente norteamericano. "Nos enteramos por la radio y los periódicos, naturalmente, porque entonces, en Binéfar, apenas había televisores. Pero fue una conmoción. Él, un presidente tan joven, tan guapo; ella, siempre tan elegante…", rememora.

Pese a la enorme distancia entre Binéfar y Estados Unidos y la nula conexión con la familia Kennedy, las cuatro binefarenses sintieron que debían dar el pésame a Jackie. Pepita recuerda a sus amigas, ya fallecidas: "Pilar era muy culta y leía mucho los periódicos. Y a Conchita le encantaba organizar cosas. Seguramente, la idea la tuvo Conchita y Pilar debió de encargarse de comprar la tarjeta. Y entre las dos me pedirían que la escribiera."

Pepita, que habla inglés, redactó el mensaje: "Profundamente apenadas por el terrible asesinato de su marido, reciba, querida dama, nuestras condolencias más sinceras. Puede estar segura de que rogaremos a Dios por el alma de ese amado presidente." La simplicidad de la dirección de envío de la tarjeta enternece: "Señora Jacqueline Kennedy. Washington". Y en la parte de arriba del sobre, por si acaso alguien se despistaba en el servicio de coreos, aparece escrito en español: "Estados Unidos".

Sorprende que cuatro mujeres de la España rural de 1963 vivieran tan conectadas a la actualidad mundial como para sentir la necesidad de dirigirse a la primera dama de Estados Unidos. Sin embargo, no fueron las únicas: la biblioteca presidencial JFK de Boston calcula que, en total, Jacqueline recibió más de un millón de cartas de pésame procedentes de todo el mundo. Desde España, se estima que llegaron unas 5.000.

Coincidiendo con el 50 aniversario del asesinato de Kennedy, las cartas de condolencias recibidas por su viuda han vuelto a estar de actualidad. En Estados Unidos, se han publicado varios libros con algunos extractos. También se ha estrenado una película en la que actores de Hollywood como Anne Hathaway, Jessica Chastan o Kirsten Duns leen los pasajes más conmovedores.

No hay constancia de que la carta de las cuatro binefarenses aparezca en estos recientes homenajes, pero su recepción en 1963 sí debió de causar un cierto impacto entre los allegados a los Kennedy: la carta llegó a su destino pese a la vaguedad de la dirección y, sorprendentemente, Jacqueline Kennedy les contestó. Unas semanas después, el correo aéreo dejó en Binéfar una tarjeta firmada por la viuda de Kennedy en la que "agradecía profundamente su simpatía y su consideración". La familia de Pilar y María Josefa Terés todavía la guarda.
Cuando se archivó una selección de los mensajes de pésame en la biblioteca presidencial JFK de Boston, una de las cartas elegidas fue la procedente de Binéfar. Allí se guarda, cincuenta años después, como testimonio de cómo el asesinato de John Fitzgerald Kennedy conmocionó a todos los rincones del mundo.

El enlace a la noticia completa aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...